CONTACTO

cofpas@gmail.com
@cofpas

lunes, 12 de octubre de 2009

El affaire Millet: ¿ corrupción a la catalana?




El affaire Millet: ¿corrupción a la catalana?
Albert Recio
I
Las aguas andan convulsas entre las élites barcelonesas. Ya andábamos bien servidos de affaires económicos y trazas de corrupción con el caso del banquero De la Rosa, los diversos escándalos relacionados con los departamentos de la Generalitat gestionados por Unió Democràtica de Catalunya (caso Turismo, caso Treball...) y otra retahíla de casos menores, sin perder de vista la conexión barcelonesa del asunto Filesa. Pero la novedad es que ahora el problema ha surgido en una de las instituciones señeras de la cultura catalana: el Palau de la Música y el Orfeó Català, y el inculpado forma parte de esta élite social que se autoconsidera a sí misma la “sociedad civil”.
Prueba de ello es que Fèlix Millet, el principal inculpado, figuraba como miembro de un sinfín de instituciones culturales, fundaciones y empresas locales (en una elocuente portada titulada “Un señor de Barcelona” el Periódico de Catalunya incluía 59 cargos ocupados por la susodicha persona). Era uno de los integrantes del G-16 barcelonés, un grupo de 16 entidades locales que celebran encuentros periódicos y cuya opinión juega un papel fundamental en la definición de prioridades políticas. En ella participan los principales clubs deportivos de la ciudad (FC Barcelona, RCD Español, Natación Barcelona, RC Polo, RC Tenis Barcelona, Centre Excursionista de Catalunya), los exponentes de la cultura de élite (Ateneu Barcelonés, Cercle del Liceu, Orfeó Català, Cercle Artístic), un centro social de la alta burguesía (Círculo Ecuestre), el inclasificable Real Automóvil Club de Catalunya (una empresa más que otra cosa y, sobre todo, una importante organización en defensa de los intereses del sector automovilístico), así como las grandes organizaciones empresariales (Cambra de Comerç, Foment del Treball, Cercle d’Economía, Institut Català de Sant Isidre). Curiosamente, la existencia de este grupo de opiniones compartidas había pasado desapercibido a los medios de comunicación local (supimos de su existencia por una noticia del periódico económico Expansión), por más que su presencia era bien palpable. El affaire Millet afecta por tanto al corazón de la élite social barcelonesa. Quizás gran parte de la enorme respuesta periodística y la culpabilización social de Millet se explica por la necesidad de aislar su figura de una élite temerosa de ver cuestionados sus privilegios.
II
Que Félix Millet ha usado a su antojo los recursos que le han permitido la triple presidencia del Patronato del Palau de la Música, de la Fundación Palau de la Música y del Orfeó Català parece fuera de toda duda. Las noticias de su patrimonio acumulado, de su salario autoconcedido o su propia autoinculpación (diseñada como una calculada estrategia para eludir la cárcel y frenar la investigación) así lo demuestran. Lo realmente inaudito es que se le hubiera dado tanto poder a alguien que en el pasado ya había estado inculpado por un oscuro proceso de estafa colectiva (el affaire Renta Catalana). Porque lo grave es que el conjunto de estos organismos está fundamentalmente financiado con fondos públicos y en su junta participan representantes de la alta burguesía catalana y de las élites políticas (incluidas personal claramente ligado al Partit dels Socialistes de Catalunya, como la ex diputada Anna Balletbó, o una de las hijas de Pasqual Maragall). Personas que en bastantes casos, como el mismo Fèlix Millet, aparecen también vinculadas a otras entidades del G-16. Se trata de recursos especialmente cuantiosos porque durante el mandato de Millet se han emprendido dos grandes obras de remodelación del edificio que han absorbido una enorme cantidad de recursos (sólo la segunda empleó 24 millones de Euros), que dan fe de la enorme capacidad de drenaje ejercida por este sr. y sus secuaces. Y ello a pesar que ya en 2002 la Sindicatura de Comptes (el equivalente catalán del Tribunal de Cuentas) detectó anormalidades, las cuales no impidieron que tanto las administraciones correspondientes como los propios patronos miraran para otro lado. Sin duda la personalidad de Millet, su capacidad de relaciones públicas, su origen y posición familiar (su tío fue el histórico fundador del Orfeó, una figura histórica de la ciudad) ayudaban a ello. Pero también han jugado a su favor otros factores que obligan a considerar que el caso va más allá de la mera historia del saqueador incansable.
Hay dos cuestiones que resultan especialmente notorias. De una parte, las relaciones políticas del propio Millet, bien conectado tanto con la derecha nacionalista catalana como con el Partido Popular, lo que explica la participación en el patronato de la delegación catalana de la Fundación FAES. Lo que empieza a aflorar es que desde la Fundación del Palau, básicamente orientada a obtener fondos para el propio Palau, financiaba a otras instituciones relacionadas con la derecha nacionalista catalana. En el momento de escribir estas líneas ya hay evidencia que ello ha tenido lugar con la Fundació Trias Fargas (de Convergència Democràtica de Catalunya) y con una no nata Fundació Espais que sirvió para tapar la quiebra del fallido proyecto del Partit per la Independència promovido por Àngel Colom y Pilar Rahola (y del que también participó el presidente del FC Barcelona Joan Laporta). Colom, al ser descubierta su implicación, alegó en su defensa que alguien le había recomendado acudir a Millet en busca de ayuda (y colgó intempestivamente la entrevista que le realizaba Manel Fuentes en Catalunya Radio cuando éste le preguntó si quien se lo había aconsejado era Artur Mas). Quizás tampoco sea casualidad que el abogado defensor de Millet sea Pau Molins, hijo de otro ex conceller convergente y miembro de una familia enriquecida con la producción de cemento (introductora exclusiva en España del cemento aluminoso causante de muertes y un gravísimo problema de vivienda en los barrios más humildes de Catalunya). Hay por tanto más que indicios de que parte de los fondos desviados han servido para engrasar una serie de instituciones del espacio de los partidos conservadores. Queda por ver si la financiación también llegaba a otras partes o si la complicidad del Partido Socialista se limitaba a mirar para otra parte lo que hacían sus rivales políticos, como muestra de esta especial omertá educada que tan a menudo practican las élites catalanas.
De otra parte, resalta una cuestión que va más allá del saqueo y la corrupción. Y es el tratamiento público que reciben algunos grandes operadores culturales y deportivos. En el actual modelo de competencia entre ciudades que genera la globalización, las élites políticas no dudan en dedicar ingentes recursos a promover iconos “culturales” y “deportivos” que actúen como marcas de la ciudad. Y es ahí donde las élites al estilo del G-16 barcelonés tienen una enorme capacidad de influencia y de orientación de las políticas públicas. De obtención de recursos sea por la vía directa de la financiación o por la indirecta de la recalificación urbanística. El problema de la aluminosis (que afectó a 35.000 viviendas en Catalunya, en muchos casos implicando el derribo y la reconstrucción) tuvo lugar en el mismo período del incendio del Liceo. Mientras este último se reconstruyó y amplió en cuatro años, los barrios afectados por la aluminosis aún tienen pendientes la solución de cerca de 1.000 viviendas tras 19 años de espera. Hoy alguno de los procesos urbanos más conflictivos que vive la ciudad de Barcelona tiene que ver con estos mismos intereses, como la cuestionada recalificación de terrenos del FC Barcelona en el barrio de Les Corts (para construir vivienda). O el mismo proyecto de hotel que impulsaba el propio Millet y que había conseguido una recalificación del espacio público “regalado” por el Ayuntamiento y la Generalitat. Un proyecto altamente cuestionado por el movimiento vecinal y que incluía a dosis variables especulación pura y dura del propio Millet, chapuza urbanística y cesión de interés público por parte de la administración. A tener en cuenta que en todas estas operaciones, junto a los promotores-especuladores y la Administración, juega un papel fundamental el arquitecto-estrella que “avala” la calidad e interés del proyecto. Los Tusquets, Bofill, Foster etc. son ellos mismos agentes activos de estas operaciones (Oscar Tusquets, que figuraba como “vedette” del proyecto de hotel y que fue quien remodeló el Palau de la Música, no ha dudado en salir corriendo cuando se ha destapado el caso y ha tenido la desfachatez de denunciar, con bastantes años de retraso, que las obras costaron la mitad de lo que se dijo).
III
Uno puede pensar que estamos ante un caso singular. Distinto al de la tradicional corrupción con la obra pública o las recalificaciones urbanísticas. Que Fèlix Millet es un caso especial de delincuente social. Pero es posible identificar con facilidad los parecidos o conexiones del caso con lo que ocurre en otros (empezando por el “Gurtel”) de nuestro entrono e incluso de otras latitudes.
Quizás Barcelona es una ciudad que ha explotado al máximo la creación de iconos con pretensión de universalidad. Pero el modelo es de aplicación más general y tiene variantes por doquier. Las recalificaciones fraudulentas a grandes clubs deportivos, e incluso la intervención pública ante la quiebra de proyectos privados es habitual en toda la geografía española (con los casos más evidentes del Real Madrid y el Valencia CF), como lo es asimismo la querencia por construir grandes “templos culturales” al tiempo que se dedica poco esfuerzo y recursos al fomento de la cultura de base (a mi entender uno de los elementos explicativos del problema del fracaso escolar, la ausencia de motivaciones y referencias cultas en las que vive una gran parte de nuestra sociedad). En los enormes dispendios en “fastos” y “proyectos vistosos” se cuelan enormes sumas. No es casualidad que toda la red tejida por Correa y sus adláteres esté relacionada con estas actividades: se trata de un espacio donde los costes reales resultan bastante opacos y donde es posible filtrar recursos sin que se note demasiado.
Está también la cuestión judicial. Si algo caracteriza a este país no es sólo la proliferación de casos de corrupción, sino también la enorme exquisitez con que sus señorías tratan a este tipo de delincuentes. En pocas semanas hemos presenciado cómo un manifiesto especulador por la vía de la información privilegiada (César Alierta, presidente de Telefonica) era exonerado gracias a la prescripción del delito), cómo el caso de un Presidente de comunidad autónoma que había recibido cuantiosos regalos de un presunto (y preso) delincuente era sobreseído gracias a la ignorancia de la información relevante. Y ahora estamos asistiendo a un proceso, el de Millet, en el que el juez demora intervenciones en detrimento de las posibles pruebas inculpatorias. Podríamos encontrar muchas más ilustraciones de un sistema judicial con inequívocas características de clasismo que engrasa nuestro modelo de capitalismo depredatorio.
Millet, en fin, forma parte de la clase de delincuentes de guante blanco que en los últimos años tanto han proliferado, llámense De la Rosa o Madoff. Cada uno de ellos constituye una historia particular, pero sus acciones, su largo tiempo de impunidad, sólo pueden entenderse si los situamos en el contexto de hábitos y comportamiento de la clase social que los cobija y del marco institucional y cultural que les deja espacios de actuación.

2 comentarios:

  1. LA LIBERTAD DE FÉLIX MILLET.



    Rafael del Barco Carreras



    Se cumple de nuevo el inexorable tópico barcelonés de que cuando estalla un escándalo o corrupción con fondos públicos, casi públicos o parecidos, y siempre por miles de millones, se inicia la segunda parte de la corrupción, LA JUDICIAL. Es matemático. Por los mismos días detienen a 20 chorizos robando pisos, total del botín 50.000 €, los veinte a la cárcel. Cada día a docenas.

    Pero es evidente, que si desde hace años se sabía y callaba, es porque Millet repartía, o sea, que se debería detener a VEINTE, mínimo, de sus beneficiados, para que las gargantas profundas cantaran la intemerata. Sospechoso que se le suelte, y no se procese a nadie más. Por el momento los anónimos (beneficiados la mayoría de las veces) solo añaden la gracia de sus aficiones puteriles, sus refinados gustos líricos, y alguna cuenta en Suiza.

    30 AÑOS, cifra clave, Millet se hace cargo del Palau, adornado por su mítico abuelo, o tío abuelo, para el caso lo mismo. Se reafirma que la Transición barrió cargos franquistas a favor de aparentes luchadores contra la Dictadura, magnificando la corrupción existente. Había y hay los mismos controles de los que el ex fiscal vitalicio, comunista servidor del franquismo, José María Mena (o su igual Villarejo) se rasga las vestiduras porque dice no comprender cómo fallaron. Él fue uno de esos controles en tantos de los casos de corrupción en Barcelona que debería callarse y disfrutar de su retiro. Pero chupar de su Tele y Prensa es adictivo.

    Ya no interesa ni siquiera cuanto se llevó, y no solo del Palau, Mutua o Banco, que a tenor de su conocida riqueza, la parte del iceberg que siempre asoma, fue mucho, sino para quienes… y están por acción y omisión TODOS sus 400…!hasta en LA CAIXA y el BARSA se sienta! Un cómodo vocal, fácil firmón, pero no entiendo lo de compaginar a la Caballé y los gritos del Camp Nou. París bien vale una misa.

    Y con la Justicia en juego, la Prensa Progre de Barcelona reconduce a sus oponentes al centro del desfalco, obviando los nombres socialistas del comité y asamblea, y en la Generalitat y Ayuntamiento… y participaron, pues de lo contrario esos controles hubieran funcionado. Aparece con un pellizquillo Ana Balletbó, de la que interesaría investigar, pues material sobre sus “beneficios socialistas” se encuentra por Internet. O los Ribó-Garicano, que entre comunistas y burgueses de pro, la familia se escabulle. En cuanto a Colom (oportunista de la Independencia) obliga al irritado Artur Más al puro ditirambo con lo de Banca Catalana.

    Me invitaron al debate que TV3 montó el miércoles 21-10 sobre el tema. Me negué con la tontería de que acudiría a un careo con NARCÍS SERRA, de la Asamblea del Palau, uno de sus muchos sillones no retribuido, ¿o sí? Es extraño que el banquero Millet mantuviera cuentas en la Caixa de Cataluña. Ilusión imposible un careo con mi acusador. Descarté cualquier participación en la Tele Única, al igual que le contesté a Canal Catalá en un monográfico sobre Serra, pero sin su presencia. Me temí otra encerrona, lo comenté. Me halagan demostrando y afirmando que me leen en Internet, y les añadí que por triste experiencia presumo que jamás volveré a entrevistarme con un periodista a sueldo. Por si alguien duda puedo probar las invitaciones e insistencia.

    De nuevo con los jueces, no entiendo la decretada libertad si el juez que le suelta, sin ni siquiera fianza, no pertenece al Clan de Pascual Estevill y Piqué Vidal, que no descarto la posibilidad, puesto que la relación de Millet con los Pujol, y entorno, es pública y notoria, y además surge en alguna de mis lecturas, ver imágenes en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. O ese juez es tan blando de CONCIENCIA que decreta la libertad a todos los chorizos confesos y cogidos en flagrante delito, con lo que de inmediato le hubieran expedientado.

    ResponderEliminar
  2. BARCELONA, 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN.


    Rafael del Barco Carreras



    Por las dificultades de CENSURA virtual, encubierta, sin necesidad de Ministerio de Cultura ni mucho menos JUZGADO, convirtiendo la web donde descargué el libro (hace casi tres años) del título en “de difícil acceso”, aunque posible después de limpiezas y recomposiciones, pero como aun aparece en GOOGLE el “este sitio puede dañar su ordenador”, y coincidiendo con el JUICIO A LA CORRRUPCIÓN EN LA DELEGACIÓN DE HACIENDA DE BARCELONA, descargaré por partes la totalidad en www.lagrancorrupcion.blogspot.com

    Y dado que mi triste experiencia personal, prisión, encaja con el juicio actual, y hasta con la INMENSA CRISIS, suponiendo que los virus y advertencias sobre lo dañino de mi web continuarán, esparciré por INTERNET lo editado en www.lagrancorrupcion.com




    ÍNDICE, PRÓLOGO, Y PRIMERA PARTE HASTA CAPÍTULO 15.

    Continuará.

    ResponderEliminar