CONTACTO

cofpas@gmail.com
@cofpas

martes, 23 de mayo de 2017

Castilla-La Mancha, Asturias y Canarias, las comunidades que más han recortado en Educación

Las regiones han dejado de gastar 8.250 millones de euros en Educación entre 2008 y 2015, cuando el presupuesto liquidado creció ligeramente por primera vez desde el inicio de la crisis
Los últimos datos del Ministerio muestran cómo los feudos del PP (exceptuando el caso de Asturias y Canarias) recortaron más: Galicia, Comunitat Valenciana, Castilla y León y Madrid
Las políticas de recorte de Cospedal en Castilla-La Mancha la convierten en la comunidad que más ha reducido el gasto público desde 2008, un 29%
Los datos del Ministerio muestran cómo los grandes feudos del PP, exceptuando Asturias y Canarias, registraron las caídas de gasto más fuertes: Galicia (20,9%), Comunitat Valenciana (20,7%), Castilla y León (20,4%) y la Comunidad de Madrid (19,2%). Pero los recortes no han sido solo patrimonio de las políticas del PP. Asturias, gobernada desde 2008 por el PSOE excepto un año, es la segunda de la lista, con 276 millones menos. Y Canarias, de Coalición Canaria en alianza con el PP hasta 2011 y con el PSOE a partir de 2012, la tercera.
Las comunidades tienen competencias para manejar lo que gastan en Educación, pero estos años han ajustado sus presupuestos ahogadas por un decreto del Ministerio de Educación del año 2012, aprobado bajo el mandato del exministro José Ignacio Wert, para "la racionalización del gasto público" que, entre otras cosas, aumentó el número de alumnos y alumnas por aula, las horas lectivas de los docentes, los precios de las tasas universitarias... y un largo etcétera de medidas que se han traducido en hacer lo mismo con menos recursos.
Precisamente, fue en 2012 donde las comunidades realizaron el mayor recorte desde 2003, según datos ajustados a inflación analizados por eldiario.es.

Una parte de estas medidas están empezando a revertirse, aunque no todas. Los docentes siguen reclamando "no más, sino que nos devuelvan lo que teníamos", asegura Maxi Fernández, secretaria del sector de Enseñanza de UGT Asturias. El sindicato calcula que solo en esta comunidad se han perdido 650 puestos de trabajo de profesores de una plantilla de 10.900. "Tenemos a los docentes de especialidades de los colegios como tutores y a la vez dando sus clases de música o educación física. Eso se traduce en que prescindimos de otros profes porque ellos lo cubren y en que ya no hay desdobles ni apoyos", explica.
La comparación por comunidades muestra que todas las autonomías dibujan una línea de gasto parecida entre 2003 y 2015. Un crecimiento sostenido del gasto en educación durante la burbuja (2003-2009), grandes recortes durante la crisis con 2012 como el peor año (2010-2014) y una ligera recuperación en el último año (2015).

En la Comunitat Valenciana, gobernada hasta 2015 por el PP, se había perdido hasta la fecha 5.000 profesores, según CCOO. Una cifra que se va recuperando, asegura también el sindicato. "Estos años han ajustado las horas con calzador y sin ningún miramiento, y por supuesto sin considerar que los profesores tienen que preparar las clases", denuncia Xelo Valls, de CCOO del Pais València. La región ha vivido con un presupuesto tan ajustado que no podía asumir costes como arreglar un sistema de calefacción estropeado y un instituto estuvo casi todo el curso sin ella en 2013.
Pese a que se han dado episodios de este tipo en varias regiones –obras empezadas sin terminar, mal estado de las instalaciones...–, los sindicatos insisten en que el presupuesto más malherido es el de personal. La Xunta de Galicia, por ejemplo, tenía en 2016 1.200 profesores menos que en 2009, según datos de la Secretaría de Estado de las Administraciones Públicas. Son, de acuerdo con esta fuente, el sector profesional más golpeado por los recortes en la región.
Especialmente dañada ha quedado, según los sindicatos,  la plantilla que no tiene carga lectiva, como los orientadores o el Personal Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC). Y se trata de un común denominador a casi todas las comunidades autónomas. En Madrid, solo el 15% de los centros de Secundaria tienen a jornada completa un PTSC, el profesional encargado de velar por la convivencia y ser el nexo con servicios sociales. Aunque no encabeza la lista, esta región se puede colgar la medalla de ser la comunidad que más recortó en atención a la diversidad hasta 2015, un 29,3%, seguida de Extremadura.
Incluso las que no engrosan los primeros puestos de las comunidades con la tijera más afilada, como Cantabria, vieron cómo su modelo innovador de aulas de dos años integradas en los colegios estuvo a punto de morir con la eliminación de todas las maestras de las clases, en manos solo de una técnica en Educación Infantil. Este recorte, explican los sindicatos, ya se ha revertido.
2015 es el primer año de la serie desde 2009 que el presupuesto liquidado –es decir, ejecutado, no presupuestado– en Educación en todos los niveles se ha recuperado ligeramente (un 4,3%). Y esto marca un cambio en la tendencia, aunque los datos dicen que  aún queda mucho para volver a los niveles de inversión previos a la crisis.

sábado, 20 de mayo de 2017

Andrés Villena Oliver: “En España se gobierna a golpe de puerta giratoria”

El economista y sociólogo publica '¿Cómo se gobierna España?' (Comares, 2017), la foto fija del nido en el que crecen los polluelos de la corrupción.

 19/05/2017 

Marta Molina, huffingtonpost

España atraviesa una crisis económica, política y social honda. Los políticos y los casos de corrupción que incuban a cada vez más temperatura es una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos, según el CIS, y el principal motivo de su creciente pérdida de confianza en las instituciones. En ¿Cómo se gobierna en España? (Comares, 2017), Andrés Villena Oliver (Elche, 1980) analiza algunos de los últimos gobiernos democráticos como redes partidistas copadas por sectores de influencia política, autonómica, empresarial parlamentaria, pero también universitaria. El sociólogo y economista compara las redes gubernamentales de PP y PSOE y concluye que las puertas giratorias y la relevante presencia de algunos grupos de poder no elegidos por los ciudadanos constriñen la democracia y termina por alejarlos de los gobernantes.

CARLOS PINA
Con el caso Lezo de telón de fondo y sus puertas giratorias y nexos con distintos gobiernos de la Comunidad de Madrid, este libro no puede ser más oportuno.
El libro bebe de mi tesis doctoral. Lo curioso es que el tema de investigación no lo elegí yo. A raíz del 15M, decido participar en las protestas. Mi director de tesis se enfada: "Ah, sí, estás con el lumpen, pues ahora vas a estudiar a las élites del PP y del PSOE y cómo los poderes no electorales se infiltran en las estructuras del Estado". Una especie de castigo, que me pareció bastante atractivo.
Cuando Mariano Rajoy monta el Gobierno de 2012 hace una auténtica obra maestra, con los lobbys dentro.

Cuando Mariano Rajoy monta el Gobierno de 2012 hace una auténtica obra maestra, con los lobbys dentro, que gobiernan sin haber sido elegidos por el ciudadano... Desde eléctricas, hasta constructoras, pasando por la banca de inversión y sector armamentístico, todo.
¿Sus ministros?
No solo sus ministros. La prensa habla de ministros, pero los poderes se ejercen en realidad desde las secretarías de Estado y las direcciones generales. No nos olvidemos de que el segundo de Luis de Guindos hasta hace bien poco era Íñigo Fernández de Mesa, quien venía también de Lehman Brothers y antes de Barclays. El Gobierno de Mariano Rajoy selecciona y recluta a una serie de profesionales, procedentes de las élites de José María Aznar, que habían hecho riqueza durante la época de oposición a Zapatero. Es un modo de vida. Te haces funcionario, entras en un Gobierno por coincidencia ideológica, la oposición son vacaciones por lo que te vas a la privada a ganar infinita pasta y, luego, cuando vienen mejor dadas, vuelves al Gobierno. Ellos dicen que por patriotismo. Nos enseñan que hay una diferencia entre el Estado y el mercado, las empresas y la administración, pero esas diferencias se difuminan en una red que integra las dos dimensiones. Están un tiempo en la administración y otro tanto en la empresa privada. Al final, están en los mismos puestos de mando. Es como si para ellos no cambiaran las cosas.

Una crítica y una solución.
No, un análisis y una descripción. El perfil académico del texto me impide hacer una crítica, pero sí se observa, como decía el 15M, que PP y PSOE lo mismo son. Y la respuesta es sí y no, porque hacen algo parecido pero reclutan a poderes diferentes. A UGT la verás muy representada cuando gobierna Zapatero. De hecho, cuando hace la reforma laboral, asciende a Valeriano Gómez de secretario sectorial de la UGT a ministro de Trabajo. Es una dominación legal de la sociedad. Elijo cómo y con quién gestionar el poder durante cuatro años para aspirar a ganar las siguientes elecciones. En esa administración del poder, se selecciona a los grupos más afines, una tarea en que la ciudadanía no tiene voz ni voto pero que se legitima desde el momento en que el Gobierno es democrático. En los Gobiernos de los dos partidos mayoritarios el núcleo duro es político pero está recubierto de una segunda capa, donde golpean las puertas giratorias.
Esto es algo así como lo que decía Orwell: el amor es el odio y la paz es la guerra.
Es el caso de Pedro Morenés. Fichar a un empresario de las armas como ministro de Defensa puede provocar un conflicto de intereres. Las cosas suelen ser más sutiles. Lo normal es fichar a un experto en nuevas tecnologías como secretario de Estado de Turismo. Parece que no hay tanto conflicto pero, al fin y al cabo, lo tienes en el Ministerio de Industria. Hay puertas giratorias más elegantes y otras que lo son menos. Por ejemplo, nombrar en 2012 a la directora general de Coca-Cola como directora general para la Seguridad Alimentaria. Esto es algo así como lo que decía Orwell: el amor es el odio y la paz es la guerra.
CARLOS PINA
Esto puede valer para PP y PSOE, pero se supone que Ciudadanos y Podemos traen nuevos aires.
Empiezo la tesis al formar Rajoy su primer Gobierno y la termino justo cuando Podemos saca cinco diputados en el Parlamento Europeo. De modo que una de las preguntas en el tribunal de la tesis fue "¿Crees que Podemos podría cambiar todo esto?" Si tuviera la respuesta, habría escrito un libro ya, pero lo que dije en aquel momento es que Podemos va a tener que lidiar con la banca y con las eléctricas, igual que todos pero con lo primero que va a tener que lidiar es con los funcionarios. Te metes en un coche, lo quieres conducir y tienes un conductor que lo ha llevado durante 40 años y tú no sabes cómo va la marcha atrás. Solo él la sabe hacer. Yo soy abogado del Estado, yo inspector de Hacienda, yo administrador civil... dirán... y podríamos pensar que los funcionarios son totalmente asépticos, pero la mayoría viene de años y años en excedencia en la empresa privada. La ideología dominante es tan dominante que al final no parece ideología. Es un poder conservador, no facha, que tiene una inercia muy potente. Para cualquier cambio, te metes en un laberinto administrativo y judicial, de intereses de clase administrativa... que...
Lo tendría muy difícil con los funcionarios. Cuanto más tarde Podemos en llegar al poder, más difícil lo va a tener porque con el tiempo contraerá más deudas y vínculos con grupos.

Y de ahí bebe la corrupción.
El tema de las corruptelas se debe más a persistentes periodos de mayoría absoluta como han venido sucediéndose en Andalucía y en las comunidades de Madrid y Valencia, donde se teje una connivencia entre redes políticas y determinados cuerpos funcionariales que no han hecho bien su trabajo. Desde interventores hasta auditores y asesores han tenido que hacer la vista gorda, por ideología o afinidad.
Las tramas de Madrid echan raíces en el Gobierno de Mariano Rajoy.
Esto es lo sucedido con las tramas de Madrid que, además, echan raíces en el Gobierno de Mariano Rajoy. Después de su gran mayoría absoluta, Esperanza Aguirre coloca en la administración nacional a siete de sus pupilos. Uno de ellos, no por casualidad, es Rafael Catalá. El actual ministro de Justicia estaba a cargo de la gerencia del Hospital Ramón y Cajal en 2004, luego pasa a Codere, la patronal de las empresas de juegos y apuestas, con vínculos con el despacho Equipo Económico de Cristóbal Montoro, y más tarde ingresa en Fomento con Ana Pastor. Y, aunque Catalá no sea gallego, junto Pastor y Rajoy son el clan gallego. Por eso hay tanta trama entre Montoro y asociados, por Codere. En estas tramas funcionan por un lado las relaciones personales y, por otro, las relaciones entre las empresas de esas personas. Es una movida dual.

¿Ese es el nido donde crecen todos los polluelos de la corrupción?
Afirmarlo o negarlo llevaría a hacer una sociología de la corrupción, pero al menos en la red del PP son las enormes mayorías electorales las que la generan. Luego, también intervienen las distintas ideologías de los partidos. La corrupción no es la misma en el PP y en el PSOE. En la Comunidad de Madrid hay muy poco dirigente que tenga una trayectoria regional única. Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, ambas dos tienen una pata en lo estatal. La primera como ministra y la segunda como delegada del Gobierno. Al final, todas las tramas están conectadas a tres niveles: local, autonómico y estatal.

¿Por qué siete altos cargos del Gobierno de Aguirre se van al Gobierno de Rajoy?
Porque habían estado en el gobierno de Aznar porque son altos funcionarios y por alguna otra razón que a mí se me escapa. Gobernando la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre está también gobernando España. Y a la inversa en el caso de Rajoy. Tenía siete satélites allí. El Gobierno no es solo el Gobierno de España, hay redes multidimensionales, muchas autonómicas y algunas menos locales. Cuando gobiernas España también gobiernas las autonomías a través de sus emisores políticos. Y a la inversa. Es un doble sentido

¿Esto hace que los casos de corrupción se extiendan como un cáncer?
Son una metástasis, de hecho. José Bono en Castilla-La Mancha mandaba como un rey. Una vez le nombran ministro de Defensa en 2004 coloca cuatro consejeros manchegos, mete a tres en Defensa, un ministerio muy especializado, y uno cuarto en el de Salgado, en Sanidad...
¿Qué quiere decir esto? Primero te llevas a la gente de tu confianza, pero también quiénes se quedan en el Gobierno de Castilla-La Mancha guardan así un nexo brutal con el Gobierno nacional.
Pasó con Magdalena Álvarez, que aunque sea de Cádiz estaba muy afincada en Málaga, y con otros tantos. La nombran ministra de Fomento y ya está todo el mundo rezando para que se acuerde de Málaga y traiga el AVE. El modelo caciquil, y así fue. Yo fui asesor de Álvarez y hacerla entrar en el Gobierno central fue conectar el Gobierno de Manuel Chaves con el de la nación. Eso no es ningún delito, son dinámicas entre partidos que compiten todo el tiempo. Una vez que empiezan a cometer irregularidades con comisiones urbanísticas es otra cosa, ya hemos vivido una época completa.
Redes del PP, por Andrés Villena
Pero lo mismo no son PP Y PSOE.
Tienen sus similitudes, ambos partidos componen Gobiernos cohesivos, los más fuertes a fin de cuentas. Pero se aprecian diferencias en cuanto al perfil de los reclutados. El PSOE capta a muchos profesores universitarios, administradores civiles, sindicalistas... lo que demuestra orientación a políticas públicas, gasto social y educación. Mientras que el PP, también es verdad que le ha tocado remar en una época de ortodoxia presupuestaria, se decanta por la banca de inversión, intermediarios financieros, gente para mediar en Bruselas para que el BCE nos ponga las cosas más fáciles. Y luego élites mucha nobleza, mucha nobleza agraria, no tantas eléctricas como se piensa. En ambos partidos es común la presencia de las élites de la construcción. Desde Pedro Argüelles hasta personas en cargos menores en el Gobierno de Zapatero, secretarios de Estado con participaciones en inmobiliarias no muy grandes. En cambio, la presencia de las constructoras en el PP sí es importante. Fijémonos en OHL, propietaria de Fertiberia, y la empresa de la que procedía la actual ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.
En España se gobierna a golpe de puerta giratoria. Lo del Gobierno de Rajoy es a lo bestia, un Gobierno con todos los lobbys dentro. Los Rodriguez Ponga, toda la gente del Santander, Wert que era director adjunto del BBVA, el presidente del ICO procedía de la misma entidad y un largo etcétera.
Redes del PSOE, por Andrés Villena
El gráfico del PP tiene más cohesión (más lazos entre los nodos o dirigentes, menos nodos aislados; la densidad como medida de cohesión es dos veces mayor a la del PSOE). Esto es consecuencia de que el equipo de Rajoy es el de Aznar, con gaseosa: más años todos juntos, da lugar a una élite muy organizada.

El capitalismo es entonces la razón por la que poder político y económico se entremezclan hasta diluirse.
El ejercicio del poder va más allá del capitalismo. Para dominar, hay que construir organizaciones, porque no solo se puede dominar con la fuerza, hay que dominar para comprender, la forma de dominación han existido siempre... no es lo mismo el capitalismo actual, el industrial, que el de Silicon Valley, pero yo diría que la historia del ejercicio del poder y la oligarquización de los Gobiernos es trasversal. Ocurre como con Frodo cuando va a tirar el anillo y se dice "Eh, un momento, he andado 5.000 kilómetros, el anillo es mío, cambiemos Mordor desde dentro". Es la ley de hierro de la oligarquía, montes una ONG, una asociación de vecinos o un partido, cuando se hace lo suficientemente grande ya solo trabajas para mantenerte en el poder. Y eso es la hostia. La historia del ejercicio del poder es transversal al capitalismo, cuando Lenin y Stalin hacen la revolución es un poco lo mismo que Frodo y el anillo.

¿Dónde está entonces el origen de este acelerado movimiento de puertas giratorias?
En nuestro modelo de democracia, que tiene muchas cosas buenas, al tratarse de una democracia tutelada, es una especie de dominación legal, porque la gente ha votado eso, eso que está en la génesis de la corrupción... Igual que el desprecio dentro de una pareja está en la génesis de la violencia de género aunque el hombre no sea un maltratador. A partir de ahí, la corrupción puede llegar a generarse con normalidad o no. En efecto, ha sido una externalidad negativa de los años de bonanza. Si a eso le sumas las ideologías políticas y que hay gente más choriza que otra por cultura...
CARLOS PINA
¿Y esto qué le parece a la ciudadanía?
El ciudadano está más motivado que antes. Otra cosa es que cuanto más cualificados estemos los ciudadanos más capacidad crítica tendremos. Pero mucha gente por nivel formativo rechazan el nivel de abstracción del telediario y tampoco le puedes pedir a un obrero que trabaja 10 horas al día, seis días a la semana, que sea crítico y que no vote con el estómago de una manera clientelar.
Pero sí hay más sofistificación entre la gente. El 15M se ha muerto por la entrada de Podemos, no hay activismo en la calle por culpa de la Ley Mordaza (400 euros por concentraciones de más de 10 personas).

Entonces lo peor de cómo se gobierna España es...
El síndrome de La Moncloa, como pasa a los extranjeros con los guetos, nunca llega la información nueva, del clamor de la gente, por lo tanto se hace difícil que se solidaricen, el síndrome de La Moncloa te lleva a gobernar de una manera muy poco democrática.


jueves, 18 de mayo de 2017

La corrupción del capitalismo

La corrupción del capitalismo

La corrupción del capitalismo

Editorial: Ediciones de Pasado y Presente, S.L.
Fecha de la edición:

 

Resumen del libro

Esta es una edición especialmente adaptada a la realidad española. El autor ha añadido datos sobre los casos de corrupción, los nuevos partidos políticos, la realidad social del paro y la desigualdad en nuestro país, además de un nuevo prefacio, a esta edición. En cada uno de los ochos capítulos del libro se tratan ocho contradicciones del capitalismo neoliberal que están llevando al colapso del sistema y cuya única finalidad es el aumento de la desigualdad. La mezcla de un sistema rentista opresivo y la existencia de una nueva clase social sin perspectivas de mejora, totalmente desvalida y al borde del abismo —el precariado—, está desembocando en nuevas formas de rebelión y organización social y política que acabarán por desbancar al poder establecido y colapsar el sistema capitalista.

jueves, 11 de mayo de 2017

1. El Gobierno-empresa: la dominación legal

Redes de poder para privatizar la democracia


Los dos Ejecutivos de Rajoy forman una cohesionada red de intereses conectada con grandes grupos financieros, las apuestas deportivas, los abogados del Estado y la nobleza
 
Andrés Villena 
 
¿Casos aislados o redes de corrupción de alto alcance? La producción incesante de noticias y detenciones ha impedido hasta el momento analizar el fenómeno de las redes corruptas de manera efectiva. Pese a que cada trama se corresponde con una historia distinta, casi todas ellas se derivan de estructuras gubernamentales que adolecen de importantes déficits democráticos. El más importante quizá sea la formación de los diversos gobiernos como redes de poder para garantizar la dominación legal, es decir, la que queda legitimada con el ejercicio del voto.

Un ejemplo idóneo es la red del gobierno formado por Mariano Rajoy en el año 2012, tras haber vencido por mayoría absoluta. El total de los altos cargos más poderosos de este ejecutivo (ministros, secretarios de Estado y subsecretarios) asciende a 70 efectivos. No se trata de una selección azarosa: la mayoría de ellos ya se conocía de sobra, al haber coincidido, durante un mínimo de un año, en el Partido Popular, el Parlamento, los gobiernos previos de Aznar, o empresas (los altos cargos del Ibex35), así como en cargos de carácter burocrático gracias a la extrema cohesión interna de los cuerpos de funcionarios de élite como los abogados del Estado, los técnicos comerciales y economistas del Estado o los inspectores de Hacienda, entre otros.


 

viernes, 5 de mayo de 2017

Los ‘chiringuitos’ del Principado abren el número 50






Los ‘chiringuitos’ del Principado, esa oscura Administración paralela, es el asunto que abre el nuevo número de ATLÁNTICA XXII, que ya está a la venta. El reportaje, escrito por el periodista Aladino F. Pachón, analiza las 35 empresas que escapan al control público en gestión y empleo y supone otro importante esfuerzo de investigación por parte de la revista, que celebra el número 50. La más endeudada de estas empresas, la Fundación Barredo, es estudiada por el también periodista Juan Pedro Cayuela.

La sección de Información se amplía con sendos análisis sobre la situación de las cuencas mineras a cargo del periodista Rafa Balbuena y el ecologista José Manuel Fernández Prado, que titula su artículo “Lobos, carbón y Trump”. La situación de Castro Urdiales, la Marbella del Norte, ciudad sin ley, es repasada por el periodista Andrés Illescas, mientras que la de la corrupción de Cataluña es relatada por Alfons López Tena, notario y exvocal del CGPJ, en una entrevista firmada por el investigador Steven Forti.

También hay reportajes sobre el fraude en la formación ‘online’, escrito en asturiano por David Artime, y sobre el nuevo HUCA, que traslada su almacén a una nave privada fuera de Oviedo y se ve ensuciado por una guerra en el servicio de limpieza, en respectivos artículos de los periodistas Francisco Petit y Luis Feás Costilla. La sección concluye con la habitual Galería de heterodoxos/as, que en esta ocasión está dedicada al pastor Nel Cañedo, entrevistado por José Alberto Álvarez y Elisa Vázquez.

El nuevo número cuenta con las usuales 80 páginas pero con alguna novedad en su composición, como la integración de la sección de Opinión dentro de Afondando. Así, los artículos de Santiago Alba Rico, Félix Población, Paquita Suárez Coalla y Mariano Antolín Rato se mezclan con reportajes como el dedicado a los padres de acogida, escrito por la periodista Patricia del Gallo, el presentismo en el trabajo, entendido como lacra y problema por el profesor Luis Aurelio González Prieto, una entrevista al psiquiatra Enrique González Duro realizada por el estudioso Alfredo Aracil o un dossier sobre la Transición asturiana que no nos cuentan, escrito en dos artículos por los historiadores Pablo Alcántara y Eduardo Abad García.

Cultures se inicia con la página artística preparada por Ramón Rodríguez, a la que siguen un artículo sobre el expolio patrimonial de Cajastur por parte de Liberbank, escrito por el periodista Luis Feás Costilla, que también entrevista al que fuera director de la Obra Social y Cultural de la entidad bancaria, Blas Fernández Gallego, una reflexión sobre el último episodio de la ‘Guerra del Chao’ en Grandas de Salime, escrita por los periodistas Andrés Rodríguez y Xuan Cándano, y un reportaje sobre el escritor José Benito Álvarez-Buylla, un ilustrado maltratado por la historia, a cargo del también periodista Chefor Rad.

El número 50 se cierra con las tradicionales secciones de Natalia Fernández Díaz-Cabal, Milio Rodríguez Cueto y Maxi Rodríguez y la Tira de Alberto Cimadevilla y Adolfo Manzano, que celebran cada una a su modo la publicación de medio centenar de números por parte de ATLÁNTICA XXII.
La principal novedad en que se ve envuelta la revista es la pretensión de publicar un periódico digital en colaboración con el grupo nacional El Salto, asunto al que se dedica el editorial de este número 50, que será presentado a lo largo del mes de mayo en varios actos en diferentes localidades asturianas.

Junto al número 50 de ATLÁNTICA XXII también se puede adquirir en quioscos y librerías una revista que resume lo más significativo de esta publicación bimestral, que cumplió ocho años el pasado mes de marzo.

domingo, 30 de abril de 2017

El exdirector jurídico de Sogepsa, denunciado por ejercer sin título


La fiscalía solicita una multa de 4.050 euros y le acusa de intrusismo y falsedad documental por trabajar sin tener la licenciatura en Derecho

 El Comercio, 29-04-2017

El Juzgado de Instrucción número 3 de Oviedo tiene señalado para el miércoles que viene la celebración de un juicio rápido contra R. G. del S., el que fuera director de los servicios jurídicos de la empresa público-privada Sogepsa hasta finales de 2016. Se le imputan sendos delitos de intrusismo profesional y falsedad documental.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el profesional fue contratado el 4 de octubre de 1990 para prestar sus servicios como letrado de Sogepsa. «Ha venido desempeñando las funciones propias de abogado, en dicho puesto, desde la indicada fecha hasta finales del año 2016, llegando a ocupar el cargo de director de los servicios jurídicos», relata. Todo ello a pesar de «ser consciente de no ostentar la condición de Licenciado en Derecho por no haber obtenido el título académico correspondiente».

A finales del pasado año esta carencia llegó a oídos de sus superiores, que le requirieron que acreditara su titulación. Según el relato de hechos del fiscal, el acusado habría presentado una fotocopia compulsada ante notario de su expediente académico «que previamente había manipulado con el fin de aparentar haber superado todas las asignaturas para obtener la Licenciatura». Fue, sin embargo, despedido de Sogepsa por pérdida de confianza. A día de hoy R. G. del S. sigue describiéndose como jefe del servicio jurídico de la empresa, y licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, en una red social de carácter profesional.

El fiscal califica los hechos de intrusismo y falsedad documental. El primero de ellos castiga a quien ejerce «actos propios de una profesión sin poseer el correspondiente título académico», y lo deja en una multa salvo que el acusado «se atribuyese públicamente la cualidad profesional amparada por el título». En el caso de R. G. del S., consta que ha impartido ponencias, publicado artículos y participado en libros presentándose como abogado, si bien en la empresa intentaba evitar su firma en operaciones que exigieran a un letrado.


Sueldo anual de 77.804 euros
Por el intrusismo, el Ministerio Fiscal interesa una condena de nueve meses de prisión, y multa de 4.050 euros por la falsedad documental. Si el acusado acepta los hechos, la sentencia se dictará rebajando las penas en un tercio, esto es, con seis meses de cárcel y unos 2.700 euros.

En los últimos tiempos Podemos cuestionaba a R. G. del S. por tener un sueldo anual de 77.804 euros, gasto a a pesar del cual Sogepsa tuvo que externalizar servicios jurídicos por valor de 927.884 euros en sus tres años de mayor actividad, esto es, desde 2009 a 2012.